martes, 17 de marzo de 2009

Yo tenía un blog...

Más de un mes sin actualizar! Y lo peor no es eso, es que no he encontrado en Internet ninguna chorrada que poner aquí... vaya por dios.

Como no quiero que este blog se convierta en terreno baldío voy a escribir algo por lo menos. Y realmente no sé lo qué. Se me acaba de ocurrir que puedo buscar chistes absurdos (mis favoritos) en la red y poner alguno aquí del tipo de: "van dos por un puente, uno se cae... y el otro no sabía escribir a máquina". Pero no he encontrado ninguno que me hiciera especialmente gracia así que no haré eso.

Una sospecha surca mi mente, no es posible que no haya nada de lo que pueda escribir en el blog, y más viviendo en este mundo de noticias instantáneas, donde la inmediatez ha borrado la incertidumbre en muchos aspectos de la sociedad. Creo que conozco la respuesta a este misterio.

Creo que me he quedado sin imaginación, que se ha perdido en algún lugar extraño al que no sé llegar, como si hubiese escapado de mí. Aquella cualidad que se supone que tuve alguna vez se ha esfumado... aunque ahora que lo pienso, nunca he sido capaz de terminar una historia o canción mías. Supongo que en realidad no me gusta imaginar finales, ya llega con que estos existan en la vida real. Esto deben de pensar los que hacen Hospital Central o alguna serie de esas que tienen 8000 temporadas.

No, no me debo justificar, seguro que he sido yo el que ha permitido que se vaya, no haciendo un esfuerzo por conservarla a mi lado, motivándola, dejando que juegue con mis neuronas, y evitando caer en los clichés de la sociedad y su mente colectiva. La imaginación en el fondo es lo que separa al ser del esclavo, y nos esclavizamos continuamente a los dioses mediáticos.

Quizá es que nunca he tenido imaginación, y en realidad todas las ocurrencias que he tenido a lo largo de mi vida no han sido más que extractos del subconsciente grabados por las acciones y obras de otras personas. Puede que no sea más que un ser deductivo y racional, sin capacidad para ver más allá de la frialdad de la disección matemática ya creada por otros, éstos sí, seres con imaginación.

Si algún día la tuve, me propongo a recuperarla, cómo, no lo sé... alguna forma se me ocurrirá, para eso está... la imaginación!

“Mi temor es que la generación actual de chicos que están naciendo en esta revolución de la información y creciendo con internet, teléfonos móviles, ipods y este tipo de cultura de descarga, además de tener como referencia “American Idol”, los realities de TV, las drogas de prescripción médica, las Playstations… todo este tipo elementos que distraen a la gente de lo que es realmente importante en la vida y que genera un sentido de curiosidad sobre lo que hay ahí fuera” (Steven Wilson, MTV News).